Querer que un cuerpo funcione bien sin comer de forma saludable es como esperar que un coche funcione con la gasolina equivocada.