Cómo cocer arroz correctamente


Aunque parece una banalidad, he decidido escribir un post al respecto de como cocinar arroz correctamente por varios motivos.


Como valenciana que soy me encanta el arroz. Este cereal es para nosotros como la pasta para los italianos, es decir, puedes comerlo cada día en combinaciones tan diferentes que no te cansas: paella, arroz al horno, con verduras, caldoso, a banda, negro y muchas más.


En segundo lugar, no hay nada peor que llevarse a la boca una cucharada de arroz y que esté duro, o pastoso, o pasado… seguramente esta sensibilidad tiene que ver con el punto anterior ya que los valencianos somos un poco cansinos con este tema así que aprovecho y te enseño como cocer un arroz base correctamente.


Actualmente podemos encontrar en el mercado una gran variedad de arroces que se ajustan a nuestras necesidades.

Por ejemplo si lo que pretendo es hacer sushi necesitaré un arroz glutinoso para que tras la cocción los granos queden pegados entre si.

Si quiero hacer una ensalada de arroz, el tipo de grano largo como el Basmati, me va a venir muy bien.

Para una paella o arroz caldoso necesito un arroz de grano redondo y pequeño tipo bomba que absorbe muy bien el sabor y los aromas y aguanta la cocción sin partirse.


Yo recomiendo siempre el tipo integral. Lo puedes usar para lo que quieras, lo único que tienes que tener en cuenta es que es más saciente debido a su contenido en almidon y que tarda más en cocerse.


El arroz contiene entre 10 y 20 veces más arsénico que otros cereales debido a que se cultiva en condiciones inundadas que hacen que sea mucho más fácil que el alimento absorba esta toxina.

El arsénico no se elimina con la cocción así que para evitar ingerirlo es muy importante comprar arroz ecológico y antes de cocinarlo dejarlo a remojo la noche anterior. Después basta con enjuagarlo bien y proceder a la cocción usando una parte de arroz por cinco de agua.

Ésto, dependiendo de lo que vayamos a cocinar no siempre es posible, por eso los puntos anteriores son muy importantes.

Además el remojo hace que los tiempo de cocción se acorten.


Arroz para hacer una ensalada


En este caso usaremos arroz Basmati, integral, arroz rojo, arroz negro, arroz salvaje... cualquiera de ellos queda muy bien en ensalada.

Usaremos la proporción arroz-agua arriba indicada.

Ponemos agua a calentar con una hoja de laurel y un trocito de alga Kombu y cuando rompa a hervir añadimos el arroz.


El laurel y el alga kombu son totalmente opcionales. A mi personalmente el sabor que aporta el laurel me gusta mucho y el alga además de absorber metales pesados aporta minerales.


Dejamos que se cocine entre 10 y 35 minutos dependiendo del tipo de arroz que hayas usado así que mira tiempos en el paquete.

Cuando esté listo se escurre en un colador, se remoja con agua fría para evitar que los granos se peguen y listo para tu ensalada.


Arroz base para cualquier plato


En una sartén o recipiente similar doramos un ajo con un par de cucharadas de aceite.

Cuando esté dorado añadimos el arroz y removemos para integrar sabores. Pasados un par de minutos añadimos el agua que deberá estar hirviendo para evitar el contraste de temperatura y de este modo, que el arroz se cueza correctamente.


De nuevo añadimos una hoja de laurel y un trocito de alga kombu.


Repartimos bien el arroz por todo el recipiente y cocemos a fuego fuerte unos 5 minutos. Después bajamos el fuego y lo dejamos unos 8-10 minutos más o hasta que esté listo.

Si estás usando arroz integral los tiempos de cocción se alargarán.

En este caso déjalo a fuego medio – fuerte unos 8 minutos y luego baja el fuego déjalo hasta que esté listo.


Ojo, independientemente del gusto de cada uno, un arroz no debe quedar al dente ni hecho una pasta informe. Respeta los tiempos de cocción!


Este arroz lo puedes dejar hecho el fin de semana como base para prepararte durante la semana un arroz con verduras, o con tempeh y salsa de soja, o con champiñones y parmesano... como ves las posibilidades son infinitas y el tiempo que te has ahorrado mucho. :-)


Espero haberte inspirado


Con amor

Cristina