Actualizado: sep 15



Os quería hablar de un probiótico que, si no lo conocéis debéis hacerlo porque estoy segura que os va a encantar.

Se trata de la Kombucha.


Kombucha es una bebida fermentada a base de té verde, azúcar y agua.

La Fermentación se consigue a través del hongo SCOBY (Symbiotic Culture Of Bacteria and Yeast, es decir, cultivo simbiótico de bacterias y levaduras).

Durante el proceso de fermentación el hongo se alimenta del azúcar, dejando entre 2 y 4 gramos por cada 220 grs. aproximadamente. Asimismo también se produce gas carbónico.

Es decir, después de la fermentación obtenemos una bebida probiótica, carbonatada, ligeramente dulce y rica en enzimas y vitaminas.


Para aquellos que no lo sepan, probiótico significa, literalmente, “para la vida”, es decir, restablecen la ecología natural de la flora intestinal, refuerzan el sistema immune, nos ayudan a combatir alergias… en fin, una maravilla.


Si queries saber más sobre los probióticos aquí tenéis más informacion.

Té Kombucha podéis hacer en casa fácilmente, siempre que tengáis el SCOBY, de la siguiente manera:

Prepara una infusión de té verde en la proporción de unas 2 - 3 cucharadas por litro de agua y deja reposar unos 10 minutos.

Añade en caliente unos 80 g. de azúcar por litro y disuelve bien.

Lo se, parece una barbaridad de azúcar pero como dije arriba, esto es el alimento de nuestro hongo necesario para producir la fermentación. Una vez finalizado el proceso la cantidad que queda es mínima.

Continuamos añadiendo el SCOBY cuando el té esté frío, y también el líquido que viene con el primer hongo, o una cucharada de vinagre, aunque hay que tener en cuenta que entonces la primera bebida tendrá un sabor más ácido.

El hongo flotará. Si se va al fondo, no pasa nada, subirá a la superficie en uno o dos días. Se tapa el recipiente con una tela de algodón porosa y limpia, y se sujeta con una goma elástica para que no entre polvo y no se formen mohos. Se deja el recipiente con el té Kombucha en un lugar que no le dé el sol unos 7 días (la primera vez incluso más).

Comenzarán a aparecer burbujas de gas y es posible que oigamos, literalmente, el proceso de fermentación.

Pasado este tiemp se saca el hongo con una cuchara, se deja en un platito, y el líquido se filtra y se coloca en botellas de cristal que se dejan tapadas en la nevera.

Del líquido se guarda medio vaso para añadir al nuevo té Kombucha y hacer de iniciador.

Si aparecen manchas oscuras sospechosas, que pueden ser mohos Aspergillus, es mejor tirarlo!!

Es normal la aparición de filamentos oscuros que retiraremos al filtrar.

Si os ha salido con mucho gas major dejarlo reposar antes de tomarlo.


Es importante tener en cuenta que el cultivo de bacterias y hongos que se formará en el té puede contaminarse de agentes peligrosos para la salud que haya en el ambiente al momento de la preparación, por tanto es importante lavar bien los utensilios a utilizar y sobre todo las manos.


Y qué cantidad tomamos? Pues lo recommendable, si nunca has tomado Kombucha, es empezar con un chupito de unos 30ml. al día e ir subiendo la dosis poco a poco a tres vasitos al día antes de las comidas para aprovechar sus beneficios al máximo.

Y cuáles son estos beneficios?

Como ya hemos dicho el té Kombucha es un probiótico, es decir, es el alimento de nuestra flora intestinal con lo cual con su ingesta mejoras la digestion, la clardidad mental y el estado de ánimo y .evitas el sobrecrecimiento de candida, entre otras cosas.

Además contiene ácido glucónico y aporta microdosis de vitaminas C y B.

Otro beneficio de la kombucha es la desintoxiación ya que promueve la salud hepatica al ser rica en muchas de las enzimas y ácidos bacterianos que produce tu cuerpo.

Contiene glucosaminas que ayudan a prevenir y a tratar todo tipo de artritis y es extremadamente rica en antioxidantes que nos ayudan a estimular la respuesta inmunológica y los niveles de energía.


Y qué pasa si no puedo hacer combucha en casa?

Que no cunda el pánico. Hoy en día ya la puedes encontrar en tiendas de productos ecológicos y herbolarios. Lo importante, como siempre, es leer bien la etiqueta y asegurarse de que solo lleva te, agua, el SCOBY y azúcar y que la cantidad de ésta no supera los 6-8 grs. por litro.


Si eres adicto a las bebidas gaseosas, intercambiar kombucha por un refresco disminuye el consumo de azúcar y sube los probióticos y por supuesto es muchísimo más recomendable que cualquiera de las porquerías que venden por ahí.


Espero haberte inspirado.

Con amor

Cristina

23 vistas