Pastel amarmolado

La verdad es que es un tipo de pastel que puede quedar muy seco y migoso si no se hornea correctamente.

Vamos, te puedes sentir como si estuvieras comiendo polvorones cuando en realidad esperabas tener algo liviano y esponjoso en la boca.


A mi el resultado me ha gustado mucho, sobre todo porque le he puesto un ingrediente que aumenta el sabor y la esponjosidad: la mantequilla de avellanas.




Necesitas:


- 250 grs. de mantequilla, margarina o ghee.

- 50 grs. de mantequilla de avellanas.

- 370 grs. de harina integral de trigo o espelta

- 250 grs. de xilitol

- Pizca de sal

- 5 Huevos (a ser posible ecológicos)

- 1 Paquete de polvo de hornear

- 70 grs. de leche de avena o soja

- 30 grs. de cacao puro (sin azúar)

- 150 grs. chocolate al 80%

- Agave


Precalienta el horno a 180°.

Engrasa el molde.

Vierte la mantequilla, 220 grs. de xilitol, la sal, los huevos, el polvo de hornear y 40 grs. de leche en un cuenco y remueve hasta obtener una masa.


Coloca la mitad de la masa en el molde.


Añade el cacao, el resto del xilitol y de la leche a la mezcla que te queda en el cuenco y remueve de nuevo la masa hasta integrar.

Obtendrás una masa más oscura.


Añade esta mezcla al molde con la masa anterior, introduce un cuchillo y traza movimientos espirales para mezclar de forma irregular la masa clara y la oscura.


Hornea unos 50 minutos o hasta que la punta de un cuchillo salga seca.


Para preparar tu cobertura derrite el chocolate al bañio María junto con un chorrito de agave y cuando el pastel esté frío vierte por encima.

Puedes decorar con coco rallado o con virutas de colores.


Espero haberte inspirado.

Con amor

Cristina



4 vistas