Buscar

Sistema inmune Parte I


El sistema inmune está ahí para protegernos de cualquier agente externo o interno que quiera hacernos daño.


Imagínatelo como un ejercito de pequeños agentes de Seguridad que recorren el cuerpo para comprobar que todo esté bien, y en caso de encontrar algún enemigo llaman al ejército para atacar.

Este sistema de defensa tiene que estar entrenado y en forma para poder responder adecuadamente cuando te haces un corte en un dedo, por ejemplo o cuando coges un resfriado.

Pues te lo creas o no, en la mayoría de nosotros, ese ejército no da abasto porque se pasa el día apagando pequeños fuegos, de manera que cuando llega la hora de la verdad está agotado y no nos pueden defender.

Es como si enviáramos a los GEOs a rescatar un gato de un árbol, a organizar el tráfico en una gran avenida y a apagar un incendio.

Estarían agotados cuando se les necesitase para algo más importante y no podrían rendir igual.

En nuestro cuerpo sucede algo parecido cuando nos alimentamos mal, dormimos poco, no gestionamos adecuadamente el estrés y no descansamos.

Y cuando pasa esto y llega el invierno con sus temporada de gripe, o peor aún, el Corona virus, caemos como moscas.

Porque una cosa es contagiarse, que lo vamos a hacer al estar en contacto con cualquier virus, y otra muy distinta el desarrollo que tenga la enfermedad, los síntomas y cómo me encuentre.

Fíjate que si le preguntas a casi cualquier persona por su alimentación te dirá que come bien, de todo.

Y no es cierto.

Lo peor es que en muchos casos ni siquiera saben que con lo que se meten en la boca, se están produciendo una inflamación de bajo grado, latente, silenciosa que hace que su ejército esté permanentemente en alerta.

A eso sumamos que nos acostamos y nos levantamos con el móvil en la mano, que damos prioridad a la serie de turno antes de movernos un poco del sofa, que no nos da el sol ni nos movemos lo suficiente porque vamos a todos los sitios con el coche, que no descansamos lo necesario porque no le damos importancia al sueño y que vivimos surfeando el estrés…. Pues ya tienes el cocktail perfecto para que tu sistema inmune no pueda protegerte como necesitas.

Y esto nos pone enfermos.

Con enfermedades graves como cáncer.

O resulta que llega el invierno y voy de gripe en gripe.

O tengo unas migrañas terribles.

O me duele la barriga muchas veces y me encuentro totalmente sin energía.

Etc..

Las vacunas nos protegen de virus como el Covid19 pero fíjate que no todos reaccionan igual ante la infección, ni ante los posibles efectos secundarios de la vacuna.

No por haberte vacunado debes olvidar que en gran medida está en tu mano, la reacción que tu cuerpo pueda tener, porque amigx no olvides, que además de Corona Virus hay otros virus en el mundo.

¿Qué puedes hacer tu?

- ELIMINA de tu dieta productos ultraprocesados y refinados. O dicho de otro modo: lee la lista de ingredientes y lo que tú no entiendas tu cuerpo tampoco lo va a entender, por tanto va a hacer un sobreesfuerzo y a usar tus reservas de vitaminas y minerales para poder digerir eso que has comido.

Cuanto más natural mejor. Y no te dejes engañar por la publicidad. La lista de ingredientes debe ser tu guía!

- INTRODUCE en tu día a día fruta fresca, verduras, legumbres, hortalizas, semillas y granos enteros en forma de productos integrales, currys de legumbres, wok, salteados, ensaladas templadas… las posibilidades son infinitas.

En el blog tienes un montón de recetas Sanas, Sabrosas, Sencillas y Sostenibles.

- Muévete! Poco es mejor que nada. Coge las escaleras en lugar del ascensor, saca al perro, sal a andar a paso ligero durante 30 minutos, busca una rutina de ejercicicos en casa. Las redes están llenas!

- El móvil se queda fuera del dormitorio y se apaga por la noche. Si lo usas como despertador cómprate uno tradicional como se ha hecho antes de la existencia de los móviles. La luz azul que emiten las pantallas le está diciendo a nuestro cerebro que todavía no es de noche asi que no es hora de producir las hormonas que nos incitan a relajarnos, dormir y descansar. Por eso nos cuesta más dormir si intentamos hacerlo inmediatamente después de estar mucho tiempo con el móvil, o dormimos mal.

- Gestiona tus emociones y tu estrés y si no puedes hacerlo solx busca ayuda.

Del mismo modo que cuando tienes un problema en un hueso vas al traumatólogo cuando tienes un asunto mental que mejorar vas al psicólogo.

Y es genial y necesario.

Y te sientes estupendamente después porque aprendes un montón de cosas sobre ti mismx.

Y te deshaces de una mochila muy gorda que no te servía para nada.

- Un ratito de sol al dia sin protección solar te aportará la vitamina D necesaria para que tu cuerpo la use y pueda realizar un montón de procesos químicos y fisiológicos imprescindibles para que estés bien.

No se trata de salir a la terraza a las tres de la tarde en Agosto y ponernos a tostar dos horas vuelta y vuelta. Con 15 minutos al día en cara y extremidades tendríamos suficiente, así que por ejemplo cuando vayas a comprar hazlo por la acera del sol.

- Durante las horas de sueño suceden un montón de procesos en nuestro cuerpo muy necesarios y que, si no duermes lo suficiente o lo haces mal, tienen lugar a medias o directamente no suceden.

Tienes que dormir 7 horas al día.

Sin móviles.

Una lectura, música, aceites esenciales o nada.

Pero vete a la cama para pder levantarte frescx, relajadx y en forma.

No hace falta que comiences todo al mismo tiempo.

Piensa en ello, escoge un punto o dos y concéntrate en éstos para hacerlo lo mejor que puedas.

Y cuando lo tengas integrado introduce otro y así sucesivamente.

Me encantará que me cuentes como lo llevas y si necesitas ayuda ya sabes donde encontrarme.


Espero haberte inspirado.

Con amor.

Cristina



5 vistas0 comentarios