Y después de la tormenta... la depuración

Actualizado: 13 de ene de 2019


Después de los excesos, muchos de nosotros necesitamos volver a la normalidad alimentaria, nos apetece comer cosas ligeras, frescas, que le den un respiro a nuestro sistema digestivo.


Lo mejor para ese reset gástrico es hacer unos días de depuración.

Mi consejo es que acudas a un profesional que te puede dar unas pautas acordes con tus hábitos, tus rutinas y tus gustos para que los efectos secundarios no sean tan bruscos que te encuentres fatal.


Sí, lo has leído bien.


No es lo mismo una persona que fume y beba habitualmente, coma poca fruta y verdura frescas en su día a día, se acueste tarde, esté muy estresada y desee hacer una depuración de unos días, que alguien que habitualmente coma de forma saludable y tenga unos hábitos menos tóxicos. Lógicamente uno y otro tienen necesidades diferentes.


Independientemente de esto, yo te voy a dar unos consejos generales para ayudar a tu organismo a recuperar su equilibrio.

Da igual a que grupo pertenezcas, con estas sencillas recomendaciones verás como empiezas a notar cambios positivos.


Comienza tu día con un zumo depurativo con una rama de apio, 1 pepino, una manzana verde, 1 limón y un trozo de jengibre.

Este es el zumo depurativo por excelencia y muy antioxidante.


Cuando te apetezca algo caliente una taza de caldo según la receta siguiente:


- 1 cebolla

- 1 puerro

- 1 hoja de col blanca

- 1 rama de apio

- 1 zanahoria

- 2 dientes de ajo

- 1 trozo de alga kombu

- 1 nabo

- 1 1 trozo de jengibre


Trocear todos los ingredientes de manera que tengan un tamaño homogéneo. Cuece en una olla con unos 2 litros de agua durante 2 horas aproximadamente.

Colar y guardar en un tarro de cristal en la nevera.


Si hasta la hora de la comida tienes hambre toma fruta cortada.

Manzana, pera, caquis, naranjas son una opción perfecta.


Para la comida un ceral integral o algún pseducereal (intenta evitar el trigo) acompañado de una verdura salteada. Por ejemplo arroz integral, brócoli al vapor y champiñones rehogados, o quinoa con calabaza al horno, trigo sarraceno con calabacín y col...


En la cena tira del caldo que ya tienes preparado para hacerte una sopa reconfortante con zanahorias y trigo sarraceno, miso o pasta tipo soba.


Te quedas con hambre? Acompaña tu sopa con un salteado de verduras, una escalibada, un pastel de verduras...


Si notas que echas de menos el dulce, antes de que te entre el ataque y te compres 2 curasanes, hazte una compota de manzana.

Simplemente hierve la manzana pelada y troceada con agua y un poco de canela. Se irá deshaciendo hasta obtener una consistencia de papilla con trocitos. Ya la tienes lista para tomar tal cual o con yogur.


Estas indicaciones las puedes seguir durante una semana.

Pasado este tiempo observa como estás. Cómo te ha sentado esta limpieza. Tienes más energía que antes?

Estás más activo? Con más claridad mental?

Quizás es el momento adecuado para adoptar definitivamente algunos cambios en tu alimentación? :-)



Espero haberte inspirado.

Con amor

Cristina