Padre e hija cocinando

¿Te preocupa la alimentación de tu familia? 

  • Tus hijos en casa se alimentan de pasta, arroz blanco y pan. No quieren oir hablar de verdura y las comidas y las cenas terminan siendo una batalla campal.

  • Los momentos alrededor de la mesa son una discusión permanente. Al final, lo que debería ser agradable se convierte en una lucha donde  todos acabáis de los nervios.

  • Te sientes fatal porque con más frecuencia de la que te gustaría acabas recurriendo a precocinados y procesados.  

  • No llegas a todo. Sientes que vas como pollo sin cabeza de la mañana a la noche y encima las cenas son el horror. 

 

¿Te resulta familiar algo de todo esto?

Si has leído ya sobre mi sabrás que crecí rodeada de la alquimia en la cocina de mi madre y mi abuela.

Ellas cocinaban cada día con verduras, hortalizas, y legumbres del mercado, carne y pescado frescos, la comida se acompañaba con agua y los refrescos  y los dulces quedaban relegados a situaciones muy puntuales.

Las ensaladas regadas con aceite de oliva presidían la mesa y el menú infantil era lo mismo que comián los adultos pero en porciones más pequeñas.

Hoy en día vemos en las consultas de los pediatras niños y adolescentes con sobrepeso, prediabetes e incluso tensión alta.

Todas dolencias que no tendrían que ir asociadas a la infancia. 

Pequeños que creen que el puré de patatas sale de un paquete y que no saben distinguir una coliflor de un brócoli.

Por otro lado nos encontramos con madres y padres que trabajan, que disponen de poco tiempo y que mantienen un pulso permanente para que sus hijos coman de forma algo más saludable. 

Y es que nadie, NADIE, nos enseñó que especto debe tener nuestro plato para ser saludable, no nos explicaron que nutrientes ni alimentos necesitamos para obtener energía y crecer sanos y fuertes, qué pasa en nuestros cuerpos cuando comemos azúcar, etc.

La industria alimentaria ha invertido mucho tiempo y dinero en  hacernos creer que lo mejor es lo que sale de un paquete. 

Por desgracia esto no se enseña (todavía) en las escuelas.

Por suerte hay gente como yo que puede echarte una mano a ti y a tu familia para recuperar o reconducir hábitos, reeducar el paladar, aprender a organizarse semanalmente para llegar a todo incluida las comidas saludables, relizar compra conscientemente.. en definitiva llevar la alimentación que deseas. 

Te ofrezco mi ayuda con mi Protocolo especializado en Educación Alimentaria donde vamos a analizar  la alimentación y el estilo de vida de ti y de tu familia. 

Sin juicios. 

Sin culpas.

 

Plantearemos los cambios y ajustes necesarios para lograr el objetivo de un modo realista y totalmente adpatado a las necesidades que tenéis como familia. 

Optimizaremos vuestro tiempo de forma individual y como familia ya que revisaremos la organización y planificación semanal.

Ahorrarás dinero.  

Obtendrás paz mental porque no tendrás que estar pensado cada día en lo que tienes que cocinar. 

Más tiempo para ti, para vosotros. 

Lograrás tu objetivo.

Escríbeme un correo a: cristinaginerfuertes@hotmail.com y, sin ningún tipo de compromiso, te explicaré detalladamente más sobre el Protocolo especializado en Educación Alimentaria, precios, etc..

 

Nota: Para personas que vivan fuera de Hamburgo las citas serán siempre on-line.