Ensalada templada verde, verde.



En este época del año lo que más apetece es algo calentito para entonar el cuerpo y en lo primero que pienso al decir esto es en una deliciosa sopita o una crema de verduras.

Y qué pasa con las ensaladas? Pues que apetecen menos y esto es porque enfrían y expanden y en los meses de frío el cuerpo nos pide otro tipo de alimentos.

Para solucionar esto tenemos las ensaladas templadas. Por una lado nos aportan el toque crujiente y fresco de la hoja verde llena de clorofila y vitaminas y por otro la verdura cocinada.

El resultado es una combinación muy muy sabrosa.


Hoy os traigo una ensalada templada con coles de bruselas, guisantes y brócoli:


Necesitas para la base:

- Unas hojas de lechuga o espinaca. La que más te guste o la que tengas en casa

- Unos rabanitos

- Un puñado de germinados


Para completar tu ensalada

- Coles de bruselas

- Unos arbolitos de brócoli

- Un puñado de guisantes

- Kimchi (opcional)

- Semillas de calabaza, sésamo, etc.


Lo primero que vamos a hacer es hornear las coles. Para ello preparamos el horno a 180° y mientras se calienta, quitamos el tallo y con él nos llevamos alguna hoja externa que esté más fea o suelta y hacemos un corte para que se hagan bien.

Podemos poner las coles en un cuenco y añadir hierbas aromáticas al gusto. Removemos para que se impregnen bien y al horno durante unos 15 minutos aunque hay que ir mirando para evitar que se nos quemen.

Mientras se hacen las coles preparamos nuestro brócoli al vapor y mientras éste se cocina nos ponemos con la base de nuestra ensalada.

Lavamos y escurrmos las hojas de lechuga o espinaca, lavamos y cortamos los rabanitos y lo disponemos todo en un cuenco junto con un puñado de germinados.

Si los germinados son de lentejas tendrás una super ración de hierro y vitamina C que te va a venir genial en esta época del año.

Cuando el brócoli y las coles estén listas lo añadimos todo a nuestra ensalada junto con los guisantes.


Yo utilizo casi siempre guisantes de bote.

En casa no falta lenteja, garbanzo y guisante ya cocinado y la verdad es que me salva muchas cenas y comidas. Lo importante al comprarlo es que no lleve nada más que la legumbre, agua y sal.


En este caso he añadido kimchi casero para tener un extra de probióticos y unas semillas de calabaza.

Para finalizar puedes usar cualquier aliño. Ya te recomiendo estos dos pero uno clásico de mostaza, salsa de soja, AOVE y un chorrito de ágave le va también fenomenal.


A partir de aquí puedes hacer las combinaciones que más te gusten:

Patata y pimiento asado con un chorrito de aceite de oliva, unos champiñones y calabacines con hummus... en fin, imagina!!


Espero haberte inspirado

Con amor

Cristina