Buscar

Chips de remolacha



La remolacha es una raíz dulce llena de minerales, vitaminas y sustancias antioxidantes como la betacianina que le aportan su color morado.


La puedes comer cocida o cruda, cortándola muy, muy fina y añadiéndola a tus ensaladas o haciendo unos raviolis crudiveganos rellenos por ejemplo de queso de anacardos... mmmm que delicia!


Las remolachas estimulan los procesos de desintoxicación del hígado, son ricas en fibra, ejerciendo efectos favorables en el movimiento intestinal, lo que puede prevenir el estreñimiento y ayudar a disminuir los niveles de colesterol.

Rica en hierro, combate el cansancio y la anemia y fortalece el sistema inmunológico.


Así que por todo esto hoy te traigo esta interesante receta de chips de remolacha.


Te garantizo que sorprenderás positivamente a tus invitados si en lugar de las típicas patatas fritas les ofreces este aperitivo.


- 1 Remolacha grande

- Aceite de oliva

- Sal

- Orégano seco

- Tomillo seco

- Romero seco

- 1 c.p. de zumo de limón


Con una mandolina a ser posible corta la remolacha muy, muy fina.

Si nó tienes mandolina usa un cuchillo muy afilado y con mucho cuidado corta en láminas finas.


Mezcla muy bien el resto de ingredientes en un cuenco y añade la remolacha volviendo a remover bien para que se impregne.


Fíjate que no he puesto cantidades porque dependerá de lo grande que sea tu remolacha y del sabor que le quieras dar.

Empieza con un par de cucharadas de acete de oliva y añade los demás ingredientes poco a poco.

Ten en cuenta que siempre puedes añadir más!


Enciende tu horno a 180°, reparte bien la remolacha en una bandeja de horno y deja que se haga durante 15 minutos.


Cuidado que puedes quemarla!


Los 15 minutos de tiempo que os acabo de decir son orientativos ya que dependerá un poco del horno de cada uno. La remolacha no debe quedarse negra, sino que, aunque esté tostada, conservar su color!


Et volilà! A disfrutar tu aperitivo!



Espero haberte inspirado.

Con amor


Cristina

20 vistas