Actualizado: ago 6

Si no los conoces, ya es hora de que lo hagas, porque estos platos combinados llamados Budda Bowl son una opción perfecta para prepararte una comida completa, rica y deliciosa.


Estos platos tan sabrosos se componen de una parte importante de hoja verde, un cereal (preferiblemente integral), un vegetal cocinado, una proteína y una grasa saludable que generalmente suele ser la salsa.


De esta forma tienes un plato nutricionalmente completo que te dejará saciada durante horas!


Aquí te dejo el mío:


Para hacer uno como este necesitas:


  • Un par de cucharadas de remolacha cocida

  • Un puñado de espárragos trigueros

  • Quinoa

  • Quisantes cocidos

  • Mezcla de lechugas

  • 1 Huevo

  • Germinados

  • Sal

  • AOVE

  • 1,5 C.S. Mostaza

  • Zumo de limón

  • 1 C.S. Tamari

  • 1 c.p. Agave, miel o el endulzante que quieras siempre que sea líquido.


Como ves, no he puesto cantidades porque esto va un poco a tu gusto.


Si en lugar de comerte 3 espárragos te quieres comer 5, pues estupendo.


Comienza lavando bien la quinoa bajo el grifo y a continuación ponla a coer siguiendo las instrucciones del paquete.


Mientras la quinoa se cuece, quita la parte trasera de los espárragos y cuécelos al vapor unos 15 minutos.


Puedes poner un colador sobre el recipiente que estas usando par cocer la quinoa y de paso también haces los espárragos.


Lava las lechugas, sécalas bien y colócalas en tu cuenco.


Escurre los guisantes, enjuágalos un poco bajo el grifo y añade un par de cucharadas al bowl.


A continuación incorpora un par de cucharadas de remolacha cocida.


Cuando la quinoa y los espárragos estén listos, agrégalos a tu plato.


El huevo pasado por agua lo hacemos al final porque a mi, personalmente me encanta comerlo recién hecho.


Para ello pon agua en un cazo, vierte un chorrito de vinagre de manzana para que la yema se retraiga y cuando empiece a hervir rompe la cáscara y échalo al cazo como si fuese un huevo frito.

Sácalo con una espumadera pasados unos tres minutos y colócalo en tu cuenco.


Para la salsa, yo en este caso he optado por una vinagreta sencilla con aceite de oliva virgen extra, mostaza, un poquito de Tamari o salsa de soja (cuidado porque es muy salado) un chorrito de agave, zumo de limón y un poco de agua.


Mezcla bien, ajusta de sal, vierte por encima y a comer!


Sírvelo con unos germinados.


Que lo disfrutes!


Espero haberte inspirado

Con amor

Cristina