Ensalada de endivia roja




Lo que más nos llama la atención al comer esta verdura de hoja es su sabor amargo y al mismo tiempo refrescante.

La responsable de esto es la intibina, una sustancia que no sólo tiene que ver con su sabor sino que estimula el funcionamiento adecuado del hígado, la secreción de bilis, posee funciónes desintoxicantes, depurativas, cicatrizantes, diuréticas y ayuda en la expulsión de gusanos intestinales.


Yo he preparado esta ensalada en la que el amargor de la endivia combina fenomenal con el dulzor de la pera, el picante de los germinados y el toque crujiente de las semillas y las nueces. Todo ello aderezado con una vinagreta agridulce..... una explosión de sabor para nuestro paladar!


Necesitas:


- 1 Achicoria o dos endivias rojas

- 2 Peras muy dulces pequeñas o una grande. Las que mejor combinan con este tipo de ensalada son las que tienen una piel blanca y blanda.

- Un puñado de nueces un poco deshechas.

- Un puñado de semillas de calabaza, girasol, sésamo.

- Germinados de rabanitos (o el que más te guste).


Para la vinagreta:


- Una cucharada de mostaza (preferiblemente de Dijon).

- Unos 10-15 ml. de salsa de soja.

- Unos 10-15 ml de aceite de oliva.

- Un chorrito de agave.

- Agua.


Lavamos y troceamos la endivia, lavamos la pera y la partimos en cubos no demasiado pequeños. Nuestra finalidad es que se reconozca la pera y la endivia en la ensalada por eso debemos cortar en trozos suficientemente grandes.

Añadimos las nueces que habremos deshecho un poco con la mano y seguidamente las semillas y los germinados.


Para hacer la vinagreta basta con mezclar bien todos los ingredientes en un cuenco-

Yo no le añado sal porque la salsa de soja ya es suficientemente salada para mi gusto.

Cuidado con la mostaza porque si nos pasamos puede resultar una vinagreta demasiado picante.

El resto de los ingredientes va a gustos. Quien prefiera más densa pues añade más aceite de oliva y al que le guste más líquida algo más de agua.


Verter sobre la ensalada en el momento en que se vaya a consumir, no antes para evitar que los alimentos se reblandezcan.


Que la disfrutes


Espero haberte inspirado.

Con amor.

Cristina